Temporada 5Blog

KM 28: De la represión a la expresión

By 17 de mayo de 2023junio 1st, 2023No Comments

TEMPORADA CINCOKM 28.

Un puente de la represión a la expresión

Avanzamos en la Temporada 5. El relato de este nuevo episodio se inicia en un paisaje paradisiaco, en una atmósfera romántica y con una escena de violencia de género. Todo lo anterior inspirado en hechos reales.

Así es el conflicto. Se nos presenta. Nos pilla por sorpresa. Nos enfrenta a un debate personal, a un duelo entre el deber y el querer.

El KM28 es un relato sobre el abuso en distintas formas. Entre el fuerte y el débil, entre una esposo y una esposa, entre un gobierno y sus ciudadanos, entre aquello que se rompe o fractura, y aquello que podemos enlazar para imaginar otra forma de vivir.

¿Qué tienen en común una obra de la ingeniería como La Rueda de Falkirk, la novela distópica 1984 de George Orwell y un acontecimiento de la vida real que presencié en aquel  lugar paradisíaco?

¡Lo innovador está en la unión! En la capacidad de crear nuevos relatos que nos permitan participar en la construcción de un futuro que quizá, no consigamos ver, pero que será mejor, más luminoso quizá, para la próxima generación.

¡Aquí vamos! ¡Gracias por darte el tiempo, el espacio y buscar las condiciones para que este proyecto siga propiciando encuentros que humanizan!

1º Encuentro

La Rueda de Falkirk

Aunque físicamente, la Rueda de Falkirk no tiene la forma de un puente, sí que cumple con la función de conectar, ampliar las vía de comunicación y propiciar el movimiento hacia nuevos caminos. Es un proyecto ideal para reflexionar sobre la represión y la expresión por las siguientes razones:

  • Es una estructura que se construyó para reconectar dos canales en el interior de Escocia en Reino Unido. Los canales Forth & Clyde y el canal Unión, alguna vez habían estado unidos por once esclusas, pero esa unión se clausuró y se cerró a la navegación de manera definitiva en 1965.
  • La Rueda se construyó para amplificar la vía de navegación, permitiendo que dos de las ciudades más importantes de Escocia -Edimburgo y Glasgow- volvieran a estar conectadas.
  • Es una obra de la ingeniería que resuelve muchos de los problemas que el nuevo milenio trae consigo: el consumo de la energía, el tiempo de traslación, el cuidado del medio ambiente.
  • Su funcionalidad responde a saberes e invenciones tan antiguas como la invención de la rueda, la funcionalidad de la balanza y el principio de Arquímedes.
Latitudes Podcast: La Rueda de Falkirk

La Rueda de Falkirk inició su construcción en el año 2000. Fue parte de un proyecto llamado “Milenium Link”. 

  • La Rueda de Falkirk tiene un tiempo de traslación de siete minutos. Antes, con las once esclusas, se demoraba más de medio día.
  • Entre el Canal de la Unión y el Canal Forth & Clyde hay 24 metros de diferencia. Por eso la propuesta debía ser innovadora. ¡Un ascensor para barcos resultaba una solución ideal!
  • Si sabemos mirar, este proyecto nos recuerda principios esenciales: que el movimiento es circular, que la balanza debe estar siempre equilibrada, y que en los muchos caminos que emprendemos, no se está ni siempre arriba ni siempre abajo.
  • Como dato curioso, poner en movimiento a la Rueda de Falkirk se necesita la energía equivalente al que consumen ocho teteras. Poco más. La fuerza hidráulica, es la que consigue optimizar el desplazamiento de cajones o tinajas.
  • Es una obra digna del nuevo milenio. Una estructura a la cuál volcar la mirada cuando nos preguntemos cómo construir con visión de futuro.
Latitudes Podcast | KM 28: La rueda de Falkirk

Cada uno de los cajones que transporta las embarcaciones almacena 250,000 litros de agua. Lo suficiente para llenar una piscina olímpica.

¿Quieres descubrir más?
Aquí algunas fuentes que nos sirvieron de referencia.

Sitio web oficial de la Rueda de Falkirk.
Haz clic para ver tomas áreas de esta estructura. Para que identifiques el acueducto, la rueda, el centro de visitas y los dos canales que protagonizan este enlace.

Vídeo sobre La Rueda de Falkirk.
Aquí más imágenes y vídeos. Descubre. Alimenta esa curiosidad.

2º Encuentro.

1984: Una distopía.

En el segundo encuentro del KM28 nos movemos a una isla de Escocia para ubicar en el mapa el lugar en el que George Orwell (Eric Arthur Blair) escribió la última de sus novelas, la mundialmente conocida “1984”.

En el relato del podcast narrativo te describo la atmósfera del lugar, te hablo de su ímpetu al escribir, de cómo construye un mundo marcado por lo absurdo, por la opresión, por el totalitarismo. También te cuento sobre él, sobre cómo vivió al frente de trincheras y de puestos de trabajo indignos, que más tarde se convirtieron en recursos valiosos para mucho de su trabajo literario.

Latitudes Podcast | KM28: 1984 de George Orwell

Se suele decir que “1984” es ahora. La fotografía la tomamos de Unsplash y es de Markus Spiske

¿Qué opinas sobre llevar un diario? ¿Crees que es un buen método para liberar aquello que llevamos dentro? ¿Qué opinas sobre vivir en una sociedad observada todo el tiempo? ¿Qué opinas sobre que otras personas conozcan tus miedos más profundos?  ¿Por qué escribir una historia que no tiene precisamente un final feliz?

El podcast busca que sientas curiosidad y que inicies tus propias búsquedas. Aunque te damos pequeñas referencias de la novela, no entramos en muchos más detalles. En este espacio, sin embargo, te dejo algunas de las citas que más me resonaron cuando leí 1984.

  • Los tres lemas del partido: La guerra es paz. La libertad es esclavitud. La ignorancia es fuerza. 
  • El Ministerio de la Verdad se ocupaba de las noticias, el entretenimiento, la educación y las bellas artes. El Ministerio de la paz, que se ocupaba de la guerra. El Ministerio del Amor, que mantenía la ley y el orden. Y el Ministerio de la Abundancia, que era responsable de los asuntos económicos.
  • En un momento de lucidez, Winston descubrió que estaba gritando como los otros y golpeando violentamente el travesaño de su silla con un talón. Lo horrible de los Dos Minutos de Odio no era que uno estuviese obligado a representar un papel, sino que era imposible abstenerse de participar.
  • ¿Para quién estaba escribiendo aquel diario?… Para el futuro, para los no nacidos… Por primera vez percibió la magnitud de lo que había iniciado. ¿Cómo podía uno comunicarse con el futuro?
  • Era casi normal que las personas de más de treinta años tuviesen miedo de sus propios hijos.
  • Siempre esos ojos que te observan y esa voz que te envolvía. Dormido o despierto, trabajando o comiendo, puertas adentro, puertas afuera, en el baño o en la cama… no había escapatoria. Nada te pertenecía excepto un puñado de centímetros cúbicos en el interior de tu cráneo.
  • La tragedia, se percató, pertenecía a la época antigua, a una época en la que todavía existían la privacidad, el amor y la amistad, y en la que los miembros de una familia se apoyaban los unos a los otros sin necesidad de saber la razón… cosas como esa, lo veía claramente, ya no podían suceder hoy. Hoy existían el miedo, el odio y el dolor, pero no la dignidad de la emoción ni las penas profundas o complejas.
  • Estamos reduciendo el lenguaje hasta el mero hueso.
  • Escribió: Hasta que no tomen conciencia, jamás se rebelarán, y hasta que no se rebelen, jamás tomarán consciencia.

¿Quieres descubrir más?

Libro: 1984.
Aquí, sí o sí, te recomendamos que te des un salto en la novela. Especialmente te sugiero que si está en tus posibilidades, disfrutes de la edición más reciente de la editorial Libros del Zorro Rojo.

3º Encuentro.

Un lugar en donde no haya oscuridad.

El cierre del KM28 detalla eso que no esperaba que ocurriera en la mesa de junto.
Concluye y ata los cabos entre los tres encuentros. Nos plantea una circunstancia que espero nos haga reflexionar sobre el daño de la opresión, la crueldad y el abuso.

La agresión no es siempre un golpe. La agresión es también un gesto, una palabra hiriente, una mirada cruel.

Dice George Orwell en su novela, 1984:

Nos encontraremos en el lugar en donde no haya oscuridad.
– George Orwell.

¿Cuál es ese lugar? ¿Existe? Orwell resuelve que “el lugar en donde no hay oscuridad” es el futuro imaginado. Ese lugar que quizá no veremos, pero en el que podemos participar de alguna manera hoy, deseando, actuando, imaginando.

Llevo muchos años queriendo compartir aquel relato de la mesa de junto. A veces, sigo pensando en aquella familia de la que te cuento al inicio y al final del KM28. Pienso en los muchos desafíos que tenemos como sociedad para volver la mirada a los principios básicos de la convivencia, el desarrollo y la evolución.

Espero que éste relato te haya llevado a reflexionar. Y que ahora, que ya tienes una nueva historia para compartir, quizá puedas volver la mirada a La Rueda de Falkirk, a 1984 y a esa niña, que inmersa en sus juegos e historias, quizá haya imaginado un futuro diferente, esperanzador, sin lugar para la opresión.

¿Quieres descubrir qué nos inspira?

No siempre nos inspiramos en fuentes como libros o documentales, a veces también escuchamos otros podcast que nos gustan y que cuentan relatos similares. Cuando escribí el KM28 estuve escuchando mucho de Radio Ambulante. Los siguientes episodios fueron de gran inspiración.

Podcast: Las llaves.
Sobre la violencia de género.

Podcast: Superman en Chile.
Sobre ser valientes.

¿El KM28 te hizo reflexionar?

¡Sigue explorando! Todos los kilómetros que hemos acumulado tienen conexiones entre así.
Aquí van dos recomendaciones.

¿Quieres continuar reflexionando sobre el abuso?
Date un salto al KM 16: Prohibido tocar.

¿Prefieres cambiar el tono o eres más de entrevistas?
Date un salto a esta entrevista sobre “La Pasión Lectora”.