Temporada 5

KM 27: De la soledad a la solitud.

By 19 de abril de 2023mayo 22nd, 2023No Comments

TEMPORADA CINCOKM 27.

Un puente de la soledad a la solitud

Abrimos este nuevo episodio del podcast con una pregunta: ¿Alguna vez has pedido “mesa para uno”? Esta interrogante es la que desencadena un relato sobre aprender a estar con uno mismo y la que me permite llevarte a aquellas primeras experiencias, en las que empecé a moverme sola por el mundo.

En la temporada 5 estamos reflexionando sobre aquellas emociones que nos exponen al conflicto, aquellos momentos que nos sacan de la normalidad o que nos enfrentan a situaciones que nunca antes habíamos experimentado. En el KM27 nos ocupa la pausa y el silencio, dos recursos cada vez menos comunes en este ritmo de vida acelerado que llevamos, en la que cada vez más nos sentimos más solos.

Para reflexionar sobre cómo construimos un puente que nos lleve del sentimiento de soledad a un sentimiento de solitud (y viceversa), viajaremos al sur de Francia para descubrir la fascinante historia que guarda el puente Millau; después pospondremos un poco el viaje para movernos al norte del país y visitar la modernidad de París del siglo XX para descubrir un movimiento artístico que supo sacarle provecho a la luz, los matices y por supuesto a la solitud: el impresionismo.  Finalmente, cerraremos el relato con un momento personal muy especial, reservado para aquellos que lleguen hasta al final del relato. Visitaremos los campos de Castilla para descubrir que quizá el problema de nuestro tiempo no sea la soledad, sino el abandono de lo que somos en esencia.

¡Aquí vamos! Recuerda que al final de la descripción de cada encuentro, les dejo algunas de las fuentes que sirvieron de referencia para construir este relato. ¡Gracias por hacer la pausa, detener el ruido, permanecer en silencio y escuchar lo que me gustaría compartir contigo!

1º Encuentro

Un relato sobre el puente Millau

El Puente Millau ha sido el puente ideal para hablar sobre la soledad y la solitud por las siguientes razones:

  • Es un puente -o más bien un viaducto- que se construyó para atravesar une extenso valle. Si en el KM25 cruzamos un río, si en el KM26 cruzamos el mar… ahora quise traerte al valle del Tarn ubicado en el sur de Francia.
  • Se construyó resolver un problema severo de ruido, ya que la pequeña población de Millau sufría de complicados atascos ocasionados por el tráfico. Se necesitaban infraestructuras novedosas que fueran capaces de resolver los problemas de masificación que el siglo XXI ha traído consigo.
  • Tal y como sucedió con el Golden Gate, la construcción del puente Millau tuvo algunos detractores. Tanto los pobladores de la zona como algunos ambientalistas, pensaban que una obra de ingeniería civil rompería con la armonía del lugar, que le robaría protagonismo a tanta belleza natural. Que aportaría ruido al paisaje y que aquello dañaría las muchas formas de vida (y de silencio) de aquel paraje tan especial.
  • El Ingeniero Michel Virlogeux y el Arq. Sir Norman Foster, fueron el tándem profesional que resultó ganador para realizar la construcción de esta nueva proeza de la ingeniería que combinaría tecnología, funcionalidad y estética. ¡Completa armonía para el valle del Tarn!
Puente Millau en el KM27 del podcast Latitudes.

Aquí lo tienen, una vista panorámica del Viaducto Millau. La foto es de Vladan Raznatovic y la tomamos de Unsplash.

  • El viaducto Millau es un puente “atirantado”. Esta técnica de construcción se utiliza para sostener el tablero mediante varios cables que hacen la función de tirantes y que a su vez se sostienen de una columna.
  • Tuvo la particularidad de ser una de las primeras obras que recurrió a la tecnología del siglo XXI para hacer posible su realización. Por ejemplo: necesitó de la precisión del GPS para nivelas las siete columnas en formas de obelisco, que cumplirían la misión de sostener el tablero o el carril sobre el que se desplazarían los automóviles.
  • Esta estructura emblemática de Francia, es hoy experiencia de vuelo para todos los que conducen por la autopista Lé Meridien. Ése era uno de los objetivos que el Arq. Norman Foster, quería propiciar en todas las personas que condujeran el valle del Tarn.
  • Como curiosidad, este puente es hasta 2023 el puente más alto de Europa, ¡es incluso más alto que las mismísima Torre Eiffel! Por darte una referencia, conducir a 245metros de altura (distancia que hay desde el punto más bajo del valle hasta el tablero), es como conducir sobre la torre de cristal que actualmente se encuentra en el Paseo de la Castellana de Madrid. ¡Es una experiencia de altura!
Viaducto Millau en el podcast Latitudes.

En esta imagen puedes ver los siete pares de cables de una de las siete columnas en forma de obelisco que sostienen al puente.
La fotografía es de Nadia Cerezo y la tomamos de Unsplash.

¿Quieres descubrir más?
Aquí algunas fuentes que nos sirvieron de referencia.

Sitio web oficial: El Puente Millau.
Echa un vistazo a la página web oficial del viaducto Millau para descubrir más fotografías e información sobre su historia, belleza, mantenimiento y compromiso con el medio ambiente. Encontrarás la información en inglés y en francés, pero te gustará ver más imágenes de este hito de la ingeniería del siglo XXI.

Documental: Sobre Norman Foster.
Sir Norman Foster es uno de los arquitectos más reconocidos de la arquitectura de nuestro tiempo. En este documental descubrirás sobre sus aficiones, pero también la historia sobre algunos de sus proyectos más importantes, entre ellos, el Viaducto Millau.

2º Encuentro.

El movimiento Impresionista.

En el segundo encuentro del KM27 llegamos a la ciudad de París, la ciudad que fue la meca del arte en la segunda mitad del siglo XIX. Es espíritu que ha traído consigo la modernidad enciende el deseo de querer estar aquí para no perderse nada de lo que pasa. La que es conocida como “la ciudad de las luces” se muestra optimista ante la idea del progreso y el surgimiento de una nueva tecnología: la fotografía. ¡Es emocionante observar la vitalidad del momento! Una vitalidad que nos permite conocer a un grupo de hombres y mujeres que se volcaron a la paleta de color para desarrollar un nuevo estilo conocido como “impresionismo”.

1873-claude-monet-Campo-De-Amapolas

Obra: “Campo de Amapolas” | Artista: Claude Monet. | Año: 1873. | Arte Impresionista.

¡Ojalá que hayas escuchado el podcast! Hay todo un diseño sonoro que nos ayuda a transportarte con la imaginación al Campo de Marte y a la altura de la Torre Eiffel… pero también a todos esos paisajes que sirvieron de inspiración para los impresionistas.

Estos son los aprendizajes que hemos tomado de el movimiento impresionista, nos sirven para reflexionar sobre cómo podemos cultivar la solitud en nuestras vidas, ese lado luminoso de la soledad, que a los impresionistas les resultó un recurso fundamental.

  • Primero, los impresionistas supieron sacarle provecho a la irrupción de nuevas tecnologías, en este caso: la fotografía. Si la fotografía podía reproducir la realidad, ellos desarrollaron un estilo completamente distinto, en el que no hay trazos que delimitan la forma, sino pequeñas pinceladas que nos dejan una impresión de una imagen que siempre está en cambio. 
  • Si entonces, la fotografía recurría al blanco y negro, a la polaridad… ellos se aprovecharon de la paleta de colores y de los matices. ¡No había lugar para el negro! Hasta las sombras tendrían algún matiz de color en sus pinturas.
  • Para ellos y ellas, la luz fue la musa de inspiración y el momento presente, sus vidas la obra de arte que debían de preservar.
  • ¡Se rebelaron a las cuatro paredes! Tomaron sus caballetes, sus pinceles, todo el set de sus tiliches y se lanzaron a entrar en contacto con la naturaleza, sus sonidos, la vida misma frente a sus ojos.
La Catedral de Rouen- Claude Monet

Obra: “La Catedral de Rouen” | Artista: Claude Monet. | Año: 1892. | Arte Impresionista.

Los impresionistas respetaron su propia voz. En su momento, las rigurosas normas de la academia rechazaron sus propuestas. ¿Qué valor tendría una obra que no cuenta una historia? Pero los impresionistas sabían que sí había una historia que contar: la del momento presente.

Con el tiempo, el impresionismo se convirtió en el estilo que marcó el inicio del Arte Moderno. Nos sirvieron para preservar aquello que es fugaz. Quizá… el arte se trate sobre eso. Sobre conservar las distintas visiones e interpretaciones de un mundo que está en constante movimiento y que no es ni peor, ni mejor que otros tiempos.

¿Quieres descubrir más?
Aquí algunas fuentes que nos sirvieron de referencia.

Documental: Sobre Claude Monet.
El llamado “padre del impresionismo” fue un prolífico artista durante toda su vida. En este completísimo trabajo documental, nos acercamos a conocer el movimiento, al propio Monet y un gran repertorio de toda su obra. Monet, pintó de todo, casi siempre paisajes naturales.

La Calle Montorguel- Claude Monet

Obra: “La Calle Montorguel” | Artista: Claude Monet. | Año: 1873. | Arte Impresionista.

3º Encuentro.

El mensaje de los álamos.

El cierre del KM27 viene con un momento personal que experimenté en un Campo de Castilla. Uno de esos instantes mágicos, espirituales, necesarios en el que inmersa en la naturaleza encontré respuestas. Te dejo la transcripción en caso de que quieras leer tranquilamente, eso que te narré en el último encuentro del KM27.

TRANSCRIPCIÓN

Todo empezó con un final que presentía. Yo quería tiempo y calma. Pedía silencio. 

Hacía tiempo ya con mucho ruido. Estrés, notificaciones continuas, alteraciones en los patrones de sueño, cansancio, los primeros avisos de una ansiedad progresiva. Como se suele decir en este tiempo de prisas: “No me daba la vida”.

Había dejado de gustarme mi reflejo en el espejo. Me veía descuidada, apagada, triste. Desconectada de todos y, sobre todo, de mí misma. Aún cuando estaba rodeada de otras personas me sentía sola, aún en tiempo de facetime y zoom y mensajería instantánea… me sentía sola.

Aquel estilo de vida no era sano. Me faltaba la risa, el color, la alegría, los bailes con mis amigas. Esta vida moderna, atiborrada de tecnología, correos electrónicos y llamadas de Teams, me había superado con su ruido, mucho ruido. 

Y el problema del ruido es que nos aleja de nosotros mismos. Nos acostumbramos tanto a tenerlo activo durante el día, que cuando la hora del silencio llega, no hay manera de apagar los estímulos que hacen eco en la cabeza. 

Yo empecé a buscar una salida. Pedía silencio. “La paz y la palabra” diría el poeta. Tuve suerte. Al poco tiempo encontré una puerta y me adentré en ella. Esa puerta es la que me trajo a estos Campos de Castilla a finales de 2019.

KM27: El mensaje de los alamos.

Imagíname aquí. He llegado apresurada, nerviosa, ansiosa. Como huyendo, caminando sin rumbo, desesperada, perdida, apresurada. El problema del ruido es que nos aleja de nosotros mismos, nos vuelve sordos, nos grita que no se puede perder el tiempo.

Imagíname. Inmersa en este entorno, en el ruido ansioso de mis propios pensamientos, desorientada en este pequeño laberinto de la naturaleza.

Si de verdad me hubieras visto, habrías pensado que no estaba muy bien de la cabeza. Ahí iba yo, perdida, preguntando, ¿qué me pasa? ¿por qué me siento así?

De pronto, una brisa inició el sonido de los álamos. Era un sonido distinto que me detuvo. En medio de este campo de Castilla habitado por álamos centenarios, levanté la vista al cielo y observé. 

Miles de hojas empezaron a agitarse alrededor de mi. Yo estaba sola, conmigo, en un instante fugaz, espiritual y mágico.

Sé que sabes a lo que me refiero. Estoy segura que alguna vez has tenido una experiencia así. Tú, contigo. La pintora Agnes Martin sostiene que muchas de las cosas más importantes de nuestra existencia ocurren cuando estamos solos.

KM27: El mensaje de los alamos.

Los álamos, las miles de hojas agitándose, el arroyo. Aquel día yo no tenía un pincel para captar las luces y las sombras de esos gigantes que parecían animarme y decirme: Tranquila. Estás bien, estás buscando. La vida es fugaz, no pierdas más tiempo inmersa en esas preocupaciones que no son reales. Este instante, no volverá a repetirse, jamás. Vuelve a ti, y con esto queremos decir, lo que eres tú en esencia. Vuelve a los lugares, a las personas, a los silencios, a las actividades que te llenan de vitalidad. 

Los álamos, el arroyo, el silencio y yo. Fue uno de los instantes más espirituales, reflexivos, íntimos y creativos que he tenido en la vida. Me tranquilicé. Era como si la naturaleza me estuviera dando un poco de su calma, como si estuviera conectándome con el aire libre.

KM27: El mensaje de los alamos.

Al poco rato, volví a la casa en la que me quedaba. Aunque entre esos álamos tuve un momento de solitud, no había llegado allí por cuenta propia, había ido con un grupo de personas, hasta entonces desconocidas para una experiencia de autoconocimiento que entre otras muchas cosas, ha dado como resultado estos kilómetros. 

Al día siguiente de mi encuentro con los álamos compartí esta experiencia con una compañera llamada Natalia. Pasé varios días con ella y con otras personas que habíamos coincidido en ese espacio de calma para pensar en la complejidad del ritmo acelerado de este siglo. 

El día que nos despedimos, Natalia me dio un abrazo y me dijo que tenía un regalo: Había vuelto al campo de álamos, había tomado una de esas hojas caídas, y me la entregó: No te olvides de los álamos.

Fugaz. La vida es fugaz. Este instante, no va a volver a repetirse, jamás. El problema del ruido es que lo hemos convertido en algo tolerable, tan normalizado que ya ni siquiera sabemos qué hacer con el silencio, ni con nosotros mismos. 

Durante este tiempo, ella también ha reflexionado sobre la soledad en nuestra sociedad moderna, tecnológica e hiperconectada. Ella sostiene: 

La pandemia del siglo XXI no es la soledad, es el desamparo, el abandono, el olvido de lo que somos en esencia, seres sociales, proveedores y necesitados de afecto. Nadie quiere ser abandonado o sentirse desamparado, no es la soledad, es el miedo a la nada.
– Natalia Cisterna.

La pandemia del siglo XXI no es la soledad, es el abandono. El poco cuidado y espacio que dejamos para nuestra relaciones, las conversaciones profundas, los momentos íntimos con nosotros mismos. 

Yo no lo sabía pero aquellos días en los Campos de Castilla fueron sólo el inicio de un camino hacia el autoconocimiento, en el que aún estoy inmersa. Un camino difícil en el que el silencio ha servido de puente para comprenderme y aceptarme con mis luces, pero sobre todo, con mis sombras. Quizá, esa sea la victoria sobre uno mismo. 

Vivimos en un mundo polarizado de blancos y negros. Nos olvidamos de los matices, los reflejos, las sombras. Las propias y las colectivas. Nos relacionamos más con la tecnología que con la naturaleza, y en el camino, nos desconectamos de nuestra esencia.

La pandemia del siglo XXI no es la soledad, es el desamparo, el abandono, el olvido de lo que somos.

¿Quieres descubrir más?
Aquí algunas fuentes que nos sirvieron de referencia.

Artículo: El miedo a la nada.
Autora: Natalia Cisterna.

¿Te resultó útil el KM27?

Todos los kilómetros que hemos recorrido van en ese sentido: relatos que resulten útiles. Aunque el impacto pueda resultar pequeño, creemos que puede también ser profundo. Es por eso que a partir de esta temporada, hemos abierto la posibilidad para que quienes así lo deseen, puedan convertirse en Mecenas.

Hay un camino recorrido en el que no importa en qué momento llegues, lo que importa es que los transites con nosotros a tu ritmo. Todos los kilómetros se conectan entre sí, así que aquí te dejamos las dos propuestas que conectan con los contenidos del KM27

¿Quieres escuchar un relato sobre la arquitectura y el aire libre?
Date un salto al KM 11: Aire.

¿Prefieres un relato que continúe la reflexión sobre llevar una vida mecanizada?
Date un salto al KM 15: No soy una máquina.