Temporada 4

KM 23: Vivir con arte.

By 30 de marzo de 2022No Comments

TEMPORADA CUATROKM 23.

Vivir con arte.

El KM23 es un relato sobre la contemplación, sobre dejarse maravillar por el asombro cotidiano que nos rodea, sobre moverse por la vida sin expectativas, sobre avanzar con los sentidos despiertos y la mente dispuesta. En “Vivir con arte” hemos establecido las conexiones y hemos desafiado el reflejo del espejo.

Como en otros episodios de la temporada 4, iniciamos la conversación en la casa mexicana. Ya que hemos recorrido distintos espacios de este hogar, en esta ocasión corresponde visitar un lugar un tanto más personal. Lo dejamos claro desde el inicio del relato, la confianza es una forma de respeto, así que con ese respeto nos adentramos a la habitación en la que pasé los últimos años de vida en México.

Desde mi habitación nos disponemos a visitar las tres latitudes del día: El puerto de Málaga, un día en la feria de Almería del medio día, y de vuelta a una de las habitaciones de casa de padre y madre. En el transitar nos encontramos con la danza de los pájaros estorninos pintos, la celebración de una tradición regional, y el amor por la declamación y el acto de valentía que representa cantar un poema.

Ya que este espacio tiene como propósito complementar tu experiencia después de escuchar el pódcast, ¡aquí van algunas de las fuentes que han servido para crear el guión!

1º Encuentro: La migración de los Pájaros Estorninos Pintos.

¡Es turno de visitar Europa! Ya que como extranjera, la experiencia de mi viaje migratorio me ha traído a España, esta parte del relato nos lleva a visitar una ciudad de Andalucía: Málaga. Esa provincia en la que me descubrí como habitante de un nuevo lugar del mundo por primera vez, y ya no en modo turista.

Es en este sitio, durante un atardecer, en el que hacemos una pausa para la contemplación y en el que observamos (a través de la imaginación) el vuelo de los pájaros estorninos pintos, una de las muchas especies de aves migratorias que surcan los cielos del hogar planeta.

El ejercicio creativo nos lleva a nombrar a ese magnético cuerpo de baile que forman los estorninos pintos: Terpsícore, así como la musa griega de la danza. Con ella entablamos una conversación para descubrir de dónde vienen los estorninos pintos, qué buscan por estas regiones de España en los meses de invierno, y el por qué de esos movimientos inesperados que sorprenden y nos hacen detener el movimiento para simplemente, admirar la belleza de la naturaleza.

Aquí algunos de los vídeos que sirvieron de inspiración.

Fuente. “Los estorninos bailan un vals”. El vídeo está disponible en el canal de César Javier-Palacios. El video se grabó en Cerdeña. Aunque en el relato te hablamos de Málaga, en realidad los estorninos pintos vuelan por varias regiones del sur de Europa e incluso de África.

Hay muchos videos disponibles en youtube que documentan el vuelo de los estorninos pintos. Esperamos que tanto el relato como estas dos fuentes, enciendan tu curiosidad y que inicies la exploración por cuenta propia. No dejes de compartir con nosotros cualquier descubrimiento adicional.

Para mí, la naturaleza es respuesta. Muchas de las preguntas que me hago, tienen su respuesta ahí. De los estorninos pintos encuentro, especialmente, el valor de volar juntos, de reducir la velocidad si se vuela muy a prisa, aumentar el paso si se vuela muy lento, volver al centro para no romper con la sincronía, y la importancia de comunicarnos para no crear abismos y transmitir información importante para la supervivencia.

El telón de la función cotidiana se cierra después del atardecer y muchos, tenemos la fortuna de encontrar tranquilidad para descansar en alguna habitación. Pero en los tiempos que corren, aún existen muchos habitantes en busca de un sitio digno para conciliar el sueño. Hay muchas formas de ayudar.

2º Encuentro: La feria del mediodía de Almería.

El segundo encuentro se centra en Almería, la ciudad de España en la que vivo. Es la parte del relato en la que me encuentro con una de las tradiciones regionales que mas disfruto de observar: Las Sevillanas.

España es un país lleno de diversidad y con fuerte influencia de varias culturas. Como mexicana, fue una gran sorpresa descubrir que en un territorio que en contraste con México es más pequeño, pudieran coexistir tradiciones tan distintas. Si te hablo de las sevillanas es porque es uno de las tradiciones que más se viven en Andalucía (pero no la única).

También te hablo sobre lo que significa “ir de feria”, destacando que más allá de referirse a un recinto en el que se encuentran las atracciones que tanto gustan a los más pequeños, “ir de fiesta” tiene que ver con una actitud de celebración y con un tiempo para el reencuentro. De allí que en varias latitudes de España existan distintas adaptaciones de esta feria. Aquí algunos ejemplos que también te menciono en el relato: En Andalucía, están dos de las más conocidas, La Feria de Sevilla y el Rocío en Huelva. Fuera de Andalucía tenemos, “Las Fallas” de la comunidad valenciana, “Las fiestas de San Isidro” en Madrid, los “San Fermines” de Pamplona, o “La Semana Grande” en Bilbao, solo por mencionarte algunas de estas celebraciones tradicionales de España. 

Como expresé en el episodio del podcast, yo nunca había visto bailar sevillanas, había escuchado hablar del flamenco, pero no había visto este baile tan dinámico y abierto, que puede bailarse en parejas, en tríos o hasta cuartetos. Un bailes que se divide en cuatro partes y estas a su vez, en tres pasos de baile.

En el siguiente vídeo que hemos tomado de youtube, podemos visualizar mejor de lo que te hablo. Tal vez en ese tutorial, no pueda contagiarte lo que fue vivir aquello, le tendríamos que añadir esa alegría colectiva que se expresa con el cuerpo y esa herencia de familia, que hace que las tradiciones se mantengan vivas.

Vídeo: “Las características más básicas de las Sevillanas”. 
Fuente: Guillermina de Bedoya. Flamento & Danza Española. Mayo 2021.

Mientras escribía “Vivir con arte”, llegó a mis manos un libro llamado Filosofía de la Danza del escritor francés: Paul Valéry. Es de este libro del que tomo la siguiente cita:

La danza, nos permite abordar las cosas desde la lejanía con la esperanza de que la distancia desdibuje las dificultades.

-Paul Valéry.

Estoy convencida de que en la danza nos reconocemos. Es un acto humano que nos libera de sesgos y juicios. Quizá por eso desde pequeña me guste tanto bailar y contemplar la danza cuando alguien, un hombre o una mujer, consigue transmitir con el cuerpo emociones.

Sí. En la danza nos reconocemos. Ojalá que la música nos encuentre en la cotidianeidad para recordarnos que la actitud de fiesta se puede vivir fuera de las fechas señaladas en el calendario.

3º Encuentro: Pido un poema.

Decía el poeta alemán Hölderlin que “Lo que permanece lo fundan los poetas”. En principio parece un disparate, ¿cómo pueden permanecer las palabras por encima de las cosas? Muchos debates se han abierto en la defensa de la poesía y en la defensa de las humanidades y su utilidad en la vida del ser humano, una de las más recientes ha estado liderada por el profesor italiano Nuccio Ordine con su ensayo “La utilidad de lo inútil”.

Pero quienes hemos tenido la fortuna de crecer entre libreros y diccionarios, quienes hemos tenido referentes humanos que nos han cultivado la curiosidad y el cuidado por aquello que es aparentemente inútil para la vida, entendemos lo que quiere decir Hölderlin con esa sentencia breve.

El tercer encuentro del KM23 nació de un sueño (literal) y esa petición que llevo haciendo desde hace años. “Pido un poema” es una forma de expresar que pido formas en lo cotidiano para transformar el dolor, el horror o la tristeza en algo un poco mejor. Un mensaje, una caricia, un abrazo, una flor. “Pido un poema” es la confianza por encontrar esperanza en la síntesis, verdad en la metáfora, emoción en el ritmo escrito, y asombro por el poder de la palabra.

Cuando “Pido un poema” me siento menos sola y más comprendida. Por eso, me gusta decir los poemas en voz alta, ¿qué es un poema si no lo decidimos cantar? ¿Qué es la vida si no nos esforzamos por elevarla a la verdad? ¿Por qué no hacer de la vida una obra de arte? Eso reflexiona Michel Foucault en una entrevista concedida poco antes de morir. Aquí te la dejo porque es una de las más profundas y bonitas reflexiones que he encontrado entre mis lecturas (la encontré leyendo el ensayo “El infinito en un junco” de Irene Vallejo).

“Me llama la atención el hecho de que en nuestra sociedad el arte se haya convertido en algo que atañe a objetos y no a la vida ni a los individuos. ¿Por qué un hombre cualquiera no puede hacer de su vida una obra de arte? ¿Por qué una determinada lámpara o una casa puede ser obras de arte y no puede serlo mi vida?”

-Michel Foucault.

¿Por qué no puede serlo tu vida? Es una pregunta que, como muchas otras, sigo transitando.
Si te unes a este peregrinaje en el que el desafío es aprender a disfrutar del proceso, no dejes de compartirlo con familiares y amigos. Pide poemas, eleva la vida, ten pasión por el detalle, no escondas el horror debajo de un colchón, alza la voz, siente el ritmo, fluye.

La vida, tu vida, es una obra de arte y tú… eres un artista.

¿Te gustó el KM 23?

Entonces queremos proponerte que continúes explorando. Tú puedes elegir tu propia ruta.

Si quieres escuchar un relato sobre pasos de baile e inmersiones, vuelve al KM4: 500 metros más. Si prefieres escuchar un relato sobre otra forma de arte que tiene que ver con el aire, vuelve al KM11.

Latitudes es un proyecto vivo. Se está escribiendo mientras tú lees esto. Es una manera de responder con creatividad a la dificultar, es sonido constructivo. Nuestro manifiesto lo deja claro, aquí el enlace por si quieres escucharlo.

¡Comparte, comparte, comparte! Significa mucho para que el mensaje alcance a más corazones inquietos, a más personas que amen las preguntas y que sientan orgullo por sus tradiciones.

Latitudes. KM4: 500 metros más.