Fragmentos

¿Para qué contemplar el cielo?

By 17 de febrero de 2024No Comments

FRAGMENTOS

¿Para qué contemplar el cielo?

La respuesta la tomamos del capítulo 20 de la novela "Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado" de Maya Angelou.

En la Semana Santa del 2022 leí “Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado” de Maya Angelou. Llegué a su libro porque siento fascinación por los pajaritos y porque quería descubrir la primera parte de su relato autobiográfico.

Subrayé muchas de sus páginas y transcribí mis fragmentos favoritos. El siguiente es uno de ellos. Va sobre contemplar las nubes y sobre todo, va sobre el valor de la amistad.

Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado

Crujió la hierba y me sobresalté, al verme descubierta. Louise Kendricks entró en mi bosquecillo. Yo no sabía que ella también huía del ambiente festivo. Era de mi edad y vivía con su madre en una casita muy pulcra situada detrás de la escuela. Sus primas, que eran de nuestro grupo de edad, eran más ricas y de piel más clara, pero yo estaba convencida en secreto de que Louise era la mujer más hermosa de Stamps, después de la señora Flowers. 

“¿Qué haces aquí sentada a solas, Marguerite?”. No me acusaba, pedía información. Dije que estaba contemplando el cielo. Me preguntó, “¿Para qué?”. Evidentemente, para una pregunta así no había respuesta, conque no me molesté en urdir una.
(…)

Lousie se había acercado y la luz moteada se filtraba por entre los árboles y le dibujaba lunares movedizos en la cara y las trenzas. Era la primera vez que yo lo advertía, pero era idéntica a Bailey. Su pelo era del “bueno” -más liso que ensortijado- y sus facciones tenían la regularidad de los objetos colocados por una mano cuidadosa. Levantó la vista: “Pero desde aquí no se ve demasiado cielo”. Después se sentó, al alcance mi brazo. Al descubrir dos raíces que salían fuera de la tierra, apoyó sus finas muñecas en ellas, como si hubiera estado sentada en un sillón. Poco a poco, se recostó en el árbol. Yo cerré los ojos y pensé en la necesidad de encontrar otro lugar y la improbabilidad de que existiera otro con todas las virtudes de aquel. Se oyó un grito y, antes de que pudiese abrir los ojos, Louise me había cogido la mano. “Estaba cayéndome- dijo, al tiempo que meneaba sus largas trenzas-. Estaba cayendo en el cielo”. 

Imagen- Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado

Me gustó que fuera capaz de caer al cielo y reconocerlo. Le propuse: “Vamos a intentarlo juntas, pero contamos hasta cinco y después nos erguimos”. Louise me preguntó: “¿Quieres que nos cojamos de las manos? ¿Por si acaso?”. Acepté. Si una de nosotras llegaba a caer, la otra podía sacarla. 

Después de unos cuantos vuelcos casi fatales en la eternidad (las dos sabíamos lo que era), nos reímos de haber jugado con la muerte y la destrucción y haber escapado. 

Louise dijo: “Vamos a mirar ese trocito de cielo dando vueltas”. Nos cogimos de las manos en el centro del claro y empezamos a dar vueltas, muy despacio al principio. Alzamos la cabeza y miramos de frente aquel seductor retazo azul: más rápido, un poquito más rápido, más rápido aún. Sí… ¡socorro!… nos caímos. Luego la eternidad venció, al fin y al cabo. No podíamos cesar de girar o caer hasta que la ávida gravedad me arrancó de su mano y me arrojó para que me rompiera la crisma allá abajo… no, allá arriba y no allá abajo. Me vi sana y salva y aturdida al pie del sicómoro. Louise había acabado de rodillas en el otro extremo del bosquecillo. 

Era sin duda el momento de reír. Estábamos derrotadas, pero no habíamos perdido nada. Primero lanzamos risitas nerviosas y gateamos tambaleándose una hacia la otra y acabamos lanzando sonoras carcajadas. Nos dimos palmadas en la espalda y los hombros y reímos un poco más. Habíamos puesto algo en ridículo o habíamos revelado un embuste, ¿y acaso no era eso para caerse de culo?

Por atreverse a desafiar lo desconocido conmigo, llegó a ser mi primera amiga.

¿Te imaginas recibir fragmentos de este tipo en tu correo?

Puede convertirse en realidad si te suscribes al boletín que enviamos una vez al mes.
Le llamamos «Momento Latitudes» y en el encontrarás: 

🎙️ Información sobre el podcast.
💌 Frases para reflexionar.
💓 Poemas.
📖 Fragmentos literarios.
🎬 Recomendaciones de fuentes que nos inspiran.

Puedes suscribirte haciendo clic aquí.

Leave a Reply