Temporada 4

KM 20: El juego de las sillas

By 9 de marzo de 2022marzo 13th, 2022No Comments

TEMPORADA CUATROKM 20

El juego de las sillas.

¡Bienvenido a este espacio en el que complementamos el podcast! Vamos de vuelta a la casa mexicana para compartir sillas en la mesa del comedor. Como asumimos que has escuchado, en el recorrido del KM 20 nos sumergimos en las aguas del caribe mexicano para encontrarnos con un monstruos de las profundidades marinas, después nos movemos hacia dos instantes personales, el primero la visita a las oficinas de extranjería, y el segundo la visita a las oficinas de la seguridad. En ambos sitios, me ubiqué con otras realidades y me reconocí en los ojos de otras personas con las que compartí un tiempo y un espacio. 

“El juego de las sillas” es una reflexión que nos invita al movimiento, a trabajar en ser radicalmente empáticos y ponernos en el lugar del otro, ese otro que no conocemos de nada pero que tiene con nosotros, más cosas en común de lo que imaginamos.

Aquí van algunas de las fuentes que sirvieron para inspirar y crear el contenido de valor que seleccionamos e hilamos para el KM 20.

1º Encuentro: La migración del Tiburón Ballena.

El primer encuentro nos lleva al reino del caribe mexicano, particularmente a una isla ubicada en la Península de Yucatán, llamada Holbox. Allí nos sumergimos para encontrarnos con Coral, una hembra de tiburón ballena con la que entablamos una conversación sobre su viaje migratorio, las motivaciones que los trae hasta estas costas, las otras habitaciones del hogar planeta en las que habita, y los muchos peligros que aún enfrenta como especie vulnerable. 

El siguiente documental sirvió para inspirar el relato y para comprender mejor a este ser asombroso que es parte de la diversidad y riqueza de nuestro hogar planeta.

Fuente. Documental “Tiburón Ballena de La Paz”.

2º Encuentro: Las oficinas de extranjería de Almería.

Nos cambiamos de silla para visitar uno de los lugares que más me ha enseñado sobre lo que significa habitar (o querer habitar) sin restricciones un territorio nuevo. Todos los que hemos vivido una experiencia migratoria sabemos lo que significan los trámites burocráticos.

Para poder transmitirte mejor mis preocupaciones me documenté de varios libros. Uno de ellos, que utilizo para argumentar mis reflexiones, se titula “Migración e intolerancia” del filósofo italiano, Umberto Eco.

Sin intención de revelarte detalles de lo que te contamos en el podcast, te dejo algunas de las citas que sirvieron para la redacción del guión.

  • «Creo que hay que distinguir el concepto de “inmigración” del de “migración”. Tenemos “inmigración” cuando algunos individuos (muchos incluso, pero en una medida estadísticamente insignificante con respecto a la cepa de origen) se transfieren de un país a otro (como los italianos o los irlandeses en Estados Unidos, o los turcos hoy a Alemania). Los fenómenos de inmigración pueden controlarse políticamente, limitarse, impulsarse, programarse o aceptarse. No sucede lo mismo con las migraciones. Ya sean violentas o pacíficas, son como los fenómenos naturales: suceden y nadie las puede controlar. Se da “migración” cuando todo un pueblo, poco a poco, se desplaza de un territorio a otro (y no tiene importancia cuántos permanecen en el territorio original, sino en qué medida los migrantes cambian de manera radical la cultura del territorio al que han migrado)».
  • «Entenderse entre culturas distintas no significa valorar aquello a lo que cada uno tiene que renunciar para llegar a ser iguales, sino entender bien y recíprocamente lo que nos separa y aceptar esa diversidad. Eliminar el racismo no significa mostrar y convencerse de que los otros no son diferentes de nosotros, sino comprender y aceptar su diferencia».
  • «El tercer mundo está llamando a la puerta de Europa, y entra aunque Europa no esté de acuerdo. El problema ya no es decidir (como los políticos fingen creer) si se admitirán en París estudiantes con chador o cuántas mezquitas deben erigirse en Roma. El problema es que en el próximo milenio… Europa será un continente multirracial, o, si lo prefieren, “coloreado”. Si les gusta, así será, y si no les gusta, así será igualmente».

El libro, escrito en 2010, es en realidad una conjunto de conferencias impartidas por Umberto Eco. Una seria de reflexiones que nos acercan a comprender el gran desafío que enfrentamos a nivel mundial con los movimiento migratorios humanos.

Finalmente, aunque no hemos incluido la canción “Movimiento” de Jorge Drexler, dentro de la lista de reproducción del KM20 (porque sí que está incluida en la lista de reproducción del KM0), te compartimos su video porque va perfecto con este relato que tanto refuerza el valor de movernos por la vida con valentía y vulnerabilidad.

Video: Canción “Movimiento” de Jorge Drexler.

3º Encuentro: La importancia de cambiarnos de silla.

El tercer encuentro de nuestro viaje nos lleva a un momento en el que la prudencia venció a la ira. A una respuesta en vez de una reacción. Una expresión que denotaba carencia de sensibilidad y de empatía, fue la que sirvió para inspirar el título de este kilómetro (o episodio).

En este tercer encuentro del recorrido, también te declamamos un poema. En este podcast abanderamos las humanidades porque creemos en su utilidad para imaginar un mundo más habitable. Lo ponemos a tu alcance para que lo puedas leer cuántas veces desees o bien, compartir con alguien que creas que puede resonar con el.

Del poeta, Pablo Neruda, “El Barco”:

Pero si ya pagamos nuestros pasajes en este mundo
¿por qué, por qué no nos dejan sentarnos y comer?
Queremos mirar las nubes,
queremos tomar el sol y oler la sal,
francamente no se trata de molestar a nadie,
es tan sencillo: somos pasajeros. 

Todos vamos pasando y el tiempo con nosotros:
pasa el mar, se despide la rosa,
pasa la tierra por la sombra y por la luz,
y ustedes y nosotros pasamos, pasajeros.

 Entonces, ¿qué les pasa?
¿Por qué andan tan furiosos?
¿A quién andan buscando con revólver? 

Nosotros no sabíamos
que todo lo tenían ocupado,
las copas, los asientos,
las camas, los espejos,
el mar, el vino, el cielo. 

Ahora resulta
que no tenemos mesa.

No puede ser, pensamos.
No pueden convencernos.
Estaba oscuro cuando llegamos al barco.
Estábamos desnudos.

Todos llegábamos del mismo sitio,
todos veníamos de mujer y de hombre.
Todos tuvimos hambre y pronto dientes.
A todos nos crecieron las manos y los ojos
para trabajar y desear lo que existe. 

Y ahora nos salen con que no podemos,
que no hay sitio en el barco,
no quieren saludarnos,
no quieren jugar con nosotros.

 ¿Por qué tantas ventajas para ustedes?
¿Quién les dio la cuchara cuando no habían nacido?

 Aquí no están contentos,
así no andan las cosas.

No me gusta en el viaje
hallar, en los rincones, la tristeza,
los ojos sin amor o la boca con hambre. 

No hay ropa para este creciente otoño
y menos, menos para el próximo invierno.

Y sin zapatos cómo vamos a dar la vuelta
al mundo, a tanta piedra en los caminos?

Sin mesa dónde vamos a comer,
dónde nos sentaremos si no tenemos silla?

Si es una broma triste, decídanse, señores,
a terminarla pronto,
a hablar en serio ahora. 

Después el mar es duro.
Y llueve sangre.

¿Te gustó el KM 20?

¡Pues entonces creemos que podrán gustarte otros kilómetros de este proyecto de contenido de valor!

Si te apetece escuchar otro relato sobre pecesitos, te animamos a escuchar el KM14: ¡Qué presión! Si prefieres escuchar otro relato sobre mares, no dejes pasar el KM9: Agua.

Finalmente, si este relato o esta sección te ha descubierto algo nuevo y crees que puede ser útil o inspirador para alguna otra persona, ¡comparte! Somos más cuando compartimos.